Real Colegiata

Basílica

La basílica, tal como la contemplamos hoy, es el resultado de sucesivas edificaciones, ampliaciones y reconstrucciones de los sucesivos templos que ocuparon el mismo solar. El primer templo de que tenemos noticia es el dedicado a san Pelayo (967), el niño mártir de Córdoba, destruido por Almanzor a finales del siglo X. Alfonso V lo reedificó con pobres materiales – barro y ladrillo-. Junto a este templo, dependiendo del monasterio de san Pelayo, existía otro templo dedicado a san Juan Bautista, y que figura como el baptisterio de la ciudad. Fernando I y su esposa Dª Sancha, destruyen la iglesia de Alfonso V y, de acuerdo con la importancia del reino, tratan también de dignificar el monasterio y su iglesia. Construyen un nuevo templo de piedra, consagrado y dedicado a san Isidoro, cuyos restos habían sido trasladados desde Sevilla (1063). Era un templo pequeño, de tres naves con cabeceras cuadradas. La infanta Dª. Urraca, hija de Fernando y Sancha, emprende una nueva ampliación del templo sobre los cimientos que ocupa hoy la parte románica, pero que no verá terminado (†1110). Sus sobrinos nietos, el emperador Alfonso VII y su hermana Sancha, concluyeron la obra. El templo fue consagrado en 1149.…
Leer más ...

Historia

La Colegiata de san Isidoro de León ocupa el ángulo noroccidental del campamento de la Legión VII Gemina. En el siglo X se inician las construcciones, que se irán sucediendo y modificando a través de los siglos, hasta llegar al estado en que hoy las contemplamos. Sancho el Gordo (955-967) construyó un monasterio para albergar los restos del niño mártir de Córdoba, san Pelayo. La monja Elvira, hermana del rey, y su comunidad se hacen cargo del nuevo monasterio, que pasa a ser la sede del Infantado. Del monasterio de san Pelayo depende también otra iglesia dedicada a san Juan Bautista, constituida en baptisterio de ka ciudad. A finales del siglo X, ante las incursiones de Almanzor, las monjas huyen a Oviedo y se llevan los restos del mártir san Pelayo. El caudillo árabe arrasa el monasterio y sus iglesias. Alfonso V (999-1027) realiza la reconstrucción con pobres materiales: ladrillo y barro. Nueva comunidad de monjas se hace cargo del nuevo monasterio e iglesia, así como del cuidado del cementerio real al que el rey había trasladado los restos de sus antecesores, entre ellos, los de sus padres, Vermundo II y Elvira. Fernando I (1037-1065) y su esposa Dª. Sancha,…
Leer más ...

Claustro

El abad Juan Martínez (1519-1524) ordenó la construcción de un claustro contiguo a la iglesia románica. Lo construyó de ladrillo, emparedando las arcadas del pórtico románico en el muro meridional. Los muros eran lisos al exterior, con ventanas derramadas al interior. En 1728, los canónigos habían derribado ya las alas del norte y poniente del feo conjunto y levantado, en piedra, los muros barrocos, con arquerías abiertas, tanto en el claustro bajo como en el alto. Más tarde, las lluvias y el frío motivaron cerrar las arcadas del claustro bajo con antepecho; el alto, con piedra y postigos, acristalando el semicírculo del arco. En los años 70 del siglo XX desaparecieron los cristales, que fueron sustituidos por óculos de piedra. Hubo varios intentos para suprimir el muro de mediodía, pero siempre fracasaron, y así llegó hasta 1970, fecha en que se derribó lo que quedaba del claustro de ladrillo, y apareció en todo su esplendor el pórtico del siglo XI. Mención especial merece el friso que recorre la fachada del oeste y del norte con 28 medallones de bustos de reinas, flanqueados por monstruos, armas, tubas, guerreros, flora y fauna.
Leer más ...

Museo

Bajo este titulo se agrupan varias dependencias que guardan las joyas más preciadas que conserva la Colegiata, y expuestas a la contemplación de los visitantes. Sobre el Panteón de Reyes, y ocupando, en extensión, el mismo espacio, está la Tribuna real (desde donde los moradores del Palacio Real asistían a los oficios religiosos) o Cámara de doña Sancha (por la incorporación de esta estancia al palacio, realizada por la infanta-reina doña Sancha en el sigloXII). Esta estancia es conocida también como Sala del Tesoro. Aquí están expuestas, entre otras muchas, piezas tan extraordinarias como el cáliz de doña Urraca, la arqueta de los marfiles, el portapaz románico de marfil, la arqueta de los esmaltes, etc. Al lado de la Cámara de doña Sancha, en espacios que habían pertenecido al palacio, el Cabildo de san Isidoro mandó construir una sala monumental, obra de Juan de Badajoz, el Mozo, para albergar los fondos de la Biblioteca capitular y, posteriormente, también el Archivo. A pesar de los expolios perpetrados durante la invasión napoleónica y en otros avatares desamortizadores y expoliadores oficiales del siglo XX, el Archivo guarda 155 códices, más de 800 documentos en pergamino, y muchos miles de documentos en papel. La…
Leer más ...

Panteón

Nace como pórtico o nártex de la iglesia construida por Fernando y Sancha, y consagrada en 1063. Fue destinado a cementerio real. El recinto, con sus tres naves, nos da una idea clara de las dimensiones de la iglesia construida por Fernando y Sancha. A comienzos del siglo XII fue decorado con la pintura que aún hoy podemos contemplar en todo su esplendor. No menos interesante es la serie de 21 capiteles que rematan las columnas. Algunos de ellos son los primeros en representar escenas del evangelio en el románico peninsular. El conjunto ha merecido el título de Capilla Sextina del arte románico. En este alucinante recinto han reposado los restos de de 11 reyes y 14 reinas, así como un número notable de infantes, condes y personajes notables.
Leer más ...

Este sitio Web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación de nuestros visitantes. Si continúas navegando, se entiende que aceptas su uso y en caso de no aceptar su instalación deberás visitar la Política de cookies, donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra Política de privacidad.Politica de privacidad.

  Acepto las cookies de este sitio.